VOLVAMOS A SER NIÑXS CON BAMBO

Isidora Irarrázaval comenzó con su emprendimiento Bambo con las motivaciones principales de contribuir al cuidado del planeta y al bienestar del ser humano. Así es como dio con un producto que cumple con ambas: sus columpios fabricados a partir de neumáticos reciclados.

columpios_con_neumaticosEn resumen, los columpios Bambo reviven la simpleza del columpio de antaño: un neumático atado a una cuerda colgada de la rama de un árbol, pero aplicando diseño, comodidad y una gran conciencia ambiental.

"La filosofía Bambo consiste en desarrollar elementos lúdicos y de calidad (no desechables) para niñxs y adultxs, considerando siempre que todos los procesos de producción sean lo más nobles y menos contaminantes posible", resume Isidora Irarrázaval, artista visual que comenzó con este emprendimiento en el 2016.

mama_con_guagua_en_columpio_bamboEn Bambo la basura casi no existe, todo se reutiliza, todo se repara, todo se reduce, pues varias "basuritas", como plásticos que no se reciclan, se introducen como relleno de los neumáticos. Eso se suma al principal aporte que hace esta marca, que es darle una utilidad a los neumáticos en desuso, los que son una verdadera pesadilla medioambiental.

Los columpios son confeccionados a mano y están hechos con dedicación y seguimiento, es decir, las puertas siempre están abiertas para las reparaciones. La idea es crear y vender un producto que ojalá dure para siempre, ese es el desafío constante de Isidora. Además, la mayoría de los materiales que compra para sus columpios son fabricados en Chile, como las cintas y las cuerdas para colgarlos, favoreciendo así la industria nacional.

detalles_columpios_bamboAcerca de las cualidades de los columpios Bambo, hay varias que no son tan evidentes:

En términos prácticos:

- Son recorribles por todos lados, porque no tienen frente ni detrás.

- Trasladables.

- Sin elementos que puedan dañar o herir a los pequeños.

- Vienen en variados diseños.

- Con materiales de calidad, para evitar accidentes.

En términos terapéuticos, columpiarse tiene muchos beneficios:

- JUGAR ES VITAL.

- Suspender el peso del cuerpo versus la gravedad alivia la tensión corporal.

- Autorregula a los niños. Los calma por medio del movimiento circular (BAMBOLEO).

- En el adulto ayuda a sanar viejas heridas de infancia, al conectar con el niño interno.

- Estimula el desarrollo de la motricidad y el desarrollo cognitivo.

- Relaja la tensión mental.

- Despierta los sentidos.

- Descansa el cuerpo.

- Entretiene a varios niños a la vez, obligando a desarrollar valores como el compartir, la tolerancia y paciencia, así como el juego con amigos y con el yo interno y el mundo propio.

- Promueve la interacción de los padres con los hijos.

- Otorga esparcimiento para el adulto.

Encuentra los columpios Bambo aquí.

Ver artículo anterior Ver artículo siguiente