• LIBÉRATE DEL ESTRÉS EN TU TERRAZA

    Faltan pocos días para que termine el verano. Se esfuma esa época relajada en la que la mitad de la ciudad anda vacacionando y en la que todo anda más lento. Vuelve el ritmo estresante a nuestras vidas: llevar a los niños al colegio, los tacos, las metas anuales en los trabajos. ¡Pero tranquilos! La terraza es la salvación.

    No importa si tu espacio exterior es grande o pequeño. Acá algunos tips para que se transforme en tu oasis del relajo:

    1) PLANTAS: Son LA clave. Da igual si tienes 1, 10, o 50. El hecho de cuidar una plantita, regarla, sacarle las hojas secas y ver cómo crece, relaja enormemente. Si tienes más de una, tan solo el salir a contemplarlas te sacará de tus preocupaciones diarias. Si te animas, puedes armar un pequeño (o gran) huerto con hierbas aromáticas. Plantas como la lavanda, la malvarrosa o la melisa llenarán tu terraza de un olor exquisito que te fascinará y hará olvidarlo todo. También puedes usar sus hojas para prepararte una rica infusión. No necesitas mucho espacio para esto, ya que son especies que viven perfectamente en macetas o jardineras pequeñas, las que se pueden colgar de la baranda o de la pared. La opción de un huerto vertical también es muy recomendable.    

    2) Crea un ambiente acogedor: Prioriza materiales nobles para tus muebles (mimbre, madera, ratán natural) y compleméntalos con una alfombra de exterior. Ésta inmediatamente ayuda a crear una atmósfera especial en la terraza: un ambiente en sí mismo.

    3) Textiles: Usa telas de buena calidad para tus cojines (que no se destiñan) y complementa tus muebles con mantas para aprovechar la terraza en los atardeceres otoñales. Nada como llegar de la pega a tomarse una copita de champaña o un rico té o infusión hierbal de la huerta casera en buena compañía y con una mantita o piel de oveja para los pies por si da frío.

    4) No llenes tu terraza de cosas: La terraza es un espacio al que uno entra y del que uno sale constantemente. Se requiere que su tránsito sea fluido. La idea es que uno pueda ir ahí cómodamente, sin tener que mover cosas para el lado. De esta forma, te darán muchas más ganas de aprovechar este espacio y convertirlo realmente en un oasis del relajo. Sería ideal tener la opción de poder desplegar ahí un mat de yoga para hacer algunos ejercicios cuando te den ganas, o dejar un rincón especial poner la mente en blanco y meditar unos minutos.

    5) Portavelas y velas: Decoran y aportan enormemente con la calidez y el relajo que queremos lograr. ¡Que nunca falte la llama de una vela en tu terraza!

    Publicado el 15/03/2019 por Marian Zink