• CONOCE A: BLANQUITA VALDÉS Y JOSEFINA RODRÍGUEZ, DE LE JARDIN

    Blanquita Valdés y Josefina Rodríguez se conocieron en Melipilla, donde viven desde hace varios años y han formado a sus respectivas familias. De maridos agrónomos, ambas se declaran amantes de la naturaleza y la decoración, lo que las llevó a fundar Le Jardin, empresa a través de la cual brindan asesorías y venden artículos para terrazas y jardines.

    Blanquita es historiadora y Josefina es administradora de empresas, pero ambas se han formado en jardinería y paisajismo y comparten la pasión por las plantas y los negocios.  Así fue como, conversando con sus amigos y conocidos, se dieron cuenta de una necesidad: vieron que muchas personas quieren tener jardines o terrazas bonitos, pero que carecen del tiempo y del conocimiento para concretar el proyecto que anhelan.

    Por eso, empezaron a ofrecer asesorías, primero a sus amigos y luego, por boca a boca, les empezaron a llegar pedidos. “Lo nuestro son los jardines pequeños y las terrazas. Tenemos distintos tipos de clientes, desde los que nos contratan para que les ideemos el proyecto, hasta los que dejan todo en nuestras manos”, comenta Blanquita.

    Aunque viven en Melipilla, la mayoría de sus proyectos los realizan en Santiago. Como ya llevan más de un año dedicadas a esto, tienen muchas picadas, entonces por lo general van más allá de la mera propuesta de ideas a sus clientes, comprándoles los maceteros, las plantas e incluso confeccionando los cojines que calcen a la perfección con los espacios disponibles. También cuentan con el apoyo de sus maridos, quienes las asisten en caso de que haya un árbol con alguna plaga u otros problemas de ese tipo.

    Ambas han logrado compatibilizar este trabajo con su vida familiar, dedicándose en las mañanas a visitar viveros, buscar otros proveedores y realizar el trabajo administrativo y en la tarde a sus hijos (Blanquita tiene 3 y Josefina 5). Además, al menos un día a la semana lo pasan en Santiago, trabajando en terreno en las casas o departamentos de sus clientes.

    Como consejo, proponen que, si las personas no tienen conocimientos ni tiempo, que acudan a un asesor. “Si no se sabe, se suelen comprar plantas que no sirven para la orientación de la terraza o jardín, las que se terminan muriendo y al final sale más caro. Mejor asesorarse bien desde el comienzo. Lo mismo si es que no se tiene tiempo, porque no se puede armar un jardín o una terraza que responda a tus necesidades en un dos por tres. Requiere de mucho tiempo y dedicación”.

    Encuentra los servicios de asesoría de Le Jardin acá.

    Publicado el 29/07/2016 por Marian Zink