• CONOCE A: KARIN EISERMANN, EXPERTA EN PLANTAS

    Karin Eisermann se autodefine como una jardinera autodidacta, a la que le encanta estar con las manos en la tierra. Aprendió en su propio jardín, en una de las típicas casonas que abundaban antes en Providencia, donde formó a su familia. 

    Pese a que ha hecho otras cosas, como trabajar de secretaria ejecutiva (oficio que estudió en Estados Unidos, donde vivió por 10 años), tomar y dar clases de piano y algunos trabajos voluntarios, hace 10 años que se dedica a las plantas y a los jardines.

    Trabaja en conjunto con jardineros, a cargo de la mantención de varios jardines en el sector oriente de Santiago. También ha incursionado en varias terrazas en distintos lugares de la capital, diseñando su paisajismo y manteniéndolas. 

    “Las terrazas son más complicadas que los jardines, porque todo salta a la vista: lo que está bien, mal, seco, etc. Por eso, hay que ser muy cuidadoso”, comenta Karin.

    Ella define el trabajo en terrazas como una permanente experimentación, que es lo que le ha tocado vivir a ella personalmente. “Yo tuve que adaptar mi jardín y todo lo que sabía a una terraza, cuando me cambié de la casa donde vivíamos a un departamento en el piso 17”.

    Karin agrega que la altura es un verdadero reto, por el viento y porque el invierno es más helado y el verano más seco. También, las terrazas son más propicias a las plagas. “He comprobado que no son tantas las plantas que se dan bien en la altura. En mi caso, en la terraza que da al poniente tengo yuca, hibiscos, suculentas, begonias de hoja, mirto, pilistra y cactáceas. En la que da al oriente se ha dado bien la bocarnea, santolina, coleo, jazmín, cardenales, esparragueras, agapantu, algunas palmeras pequeñas y también los cactus y suculentas”. 

    ¿Recomendaciones generales para las terrazas? “Preocuparse mucho de la tierra: tiene que ser de calidad, con harto material orgánico, y las macetas o jardineras deben contar con drenaje. También es importante abonar con bastante frecuencia, porque los nutrientes se van desvaneciendo con el riego cuando las plantas están en macetas”. 

    Recomienda también que, si hay jardineras en obra, que estén bien impermeabilizadas, para evitar problemas de filtraciones. Otro consejo es combinar plantas perennes con otras de estación. “Mi filosofía es que siempre debe haber un paisaje armado, y eso se hace con las plantas perennes. Entremedio dejo espacios para poner algo de color en el verano, pero la idea es que se vea tupido todo el año”.

    Encuentra los servicios de asesoría de Karin Eisermann acá.

    Publicado el 15/07/2016 por Marian Zink