• CONOCE A: MARÍA JOSÉ DE LA NOI, DE LA OVEJA NOI

    Diseñadora gráfica de profesión, hace varios años se le quedó grabada una historia que le contó su mamá, de un doctor que le regalaba pieles de oveja a los niños prematuros que nacían en el hospital donde trabajaba. Eso le quedó dando vueltas, hasta que todo calzó y comenzó a vender en Santiago pieles de ovejas patagónicas de la mejor calidad.

    María José de la Noi pasó por varios trabajos antes de comenzar, este año, con La Oveja Noi. Se desempeñó en bancos y áreas comerciales de empresas, como diseñadora gráfica freelance y también tuvo una tienda de accesorios. Pero desde que su mamá le contó la historia del doctor que le regalaba pieles de oveja a los bebés prematuros que nacían en ese hospital, no le pudo dejar de dar vueltas a esa idea.

    Este año, tras algunos ajustes en su situación laboral, decidió que era el momento de hacer algo con esto de las pieles de oveja. Comenzó a averiguar acerca de sus usos y propiedades y se convenció aún más de que era lo que quería hacer. “Quedé impresionada con todo lo que encontré. Son impermeables, anti-bacterianas, absorben la humedad, son termorreguladoras, aislantes naturales y permiten la respiración de la piel, entre varias otras cosas”, cuenta.

    Así fue como empezó a buscar proveedores. Tras un arduo trabajo comparando calidades, dio con uno que le pareció el mejor, ubicado en Punta Arenas. “Me gustó aún más porque es un proveedor que recicla los restos de la industria de la carne de esa zona. Las pieles pasan posteriormente por un delicado proceso en una curtiembre, quedando listas para ser disfrutadas. Finalmente, es un material noble y natural que reemplaza a frazadas y otros cobertores que contienen mucho plástico y productos químicos”, explica.

    Tras dar con ese proveedor rápidamente llegó al nombre y logo de su emprendimiento y comenzó a vender. “Estoy muy contenta con los resultados, partí vendiendo entre mis conocidos y luego me han ido recomendando, así que no he parado. Claramente la calidad es un aspecto diferenciador, porque no es fácil encontrar pieles buenas”.

    Partió vendiendo a través de Facebook, Whatsapp y mail y hoy ya está buscando expandirse a través de otros canales de venta, siendo www.terrazachic.cl el primero de ellos. También está evaluando expandirse a Argentina, ya que la contactaron desde Mendoza para ofrecer sus pieles allá.

    Si bien en un comienzo la mayoría de los encargos eran regalos para guaguas, también le han pedido muchas pieles para decoración, como es el caso de las pieles que ha vendido a través de TerrazaChic. “Es que son muy versátiles, las puedes usar en el interior o exterior del hogar y quedan bien sobre cualquier mueble. Decoran y le dan un toque acogedor a cualquier rincón”, concluye.

    Encuentra las pieles de La Oveja Noi acá.

    Publicado el 20/10/2016 por Marian Zink