• SÁCALE PARTIDO A TU TERRAZA PEQUEÑA

    Tener una terraza pequeña no debe ser una excusa para renunciar a decorar y sacarle partido al espacio. Es más, se puede acomodar una terraza pequeña de forma que tenga prácticamente lo mismo que podría tener una gran terraza. Solo es cuestión de exprimir nuestra creatividad e ingenio.

    alfombra_de_fibras_naturales_para_la_terrazaPara lograrlo, el espacio no se puede considerar un obstáculo, sino un reto. Hay otro elemento que juega a nuestro favor: el diseño nos ofrece muebles y accesorios que satisfacen todas las necesidades. Si no los encuentras, los puedes construir tú mismo. Así que… deja las excusas de lado y descubre cuáles de estas ideas puedes aplicar en la decoración de tu pequeña terraza.

    Contraste de colores para un paisaje gris

    La mayor parte de los chilenos vivimos en departamentos. Con suerte, disponen de un balcón. Una forma de sacarle partido a un espacio gris, aburrido y pequeño es darle una buena inyección de color y poner un suelo de madera. Los decks de madera, ya sean naturales o artificiales, que se instalan con un sistema de click, son muy asequibles. Luego, coloca una mesita con sillas de colores, una butaca o asiento de jardín, algunas plantas u objeto decorativo y ¡voilà!

    sillas_y_mesas_altas_para_la_terrazaPasto artificial para darle frescura

    Quienes se plantean poner césped artificial, sopesan factores como la extensión y exposición a la intemperie de su terraza o jardín. Pero esto no es un problema para las terrazas pequeñas, todo lo contrario. Es donde menos quebraderos de cabeza te dará el pasto artificial. Puede ser un pedazo tan pequeño, que incluso prescindas de sujetarlo con el mismo rigor que tendrías que hacerlo si fuera una terraza grande. Además, el color verde, el aspecto y textura del césped, siempre decoran y aportan frescura a las terrazas de verano.

    pasto_sintetico_en_la_terrazaAlfombras para darle vitalidad

    Parece que, el hecho de poner una alfombra en un espacio que ya es pequeño de por sí, le reste amplitud. Pues bien: sí pero no. En estos casos, como ves, colocar una alfombra, ya sea estampada o lista, de plástico o de fibras naturales, le da un toque vibrante a la terraza, la realza más. Eso contrarresta lo pequeño del espacio y la convierte en un rincón especial con chispa y alma. Añadiendo otros accesorios como cojines o plantas, se consigue un conjunto armónico que le da a la terraza utilidad y luz propia.

    alfombra_en_la_terrazaCafé para dos en la terraza

    Algo que cabe incluso en un balcón pequeño es la típica mesa con dos sillas, vayan a juego o no. La simple presencia de este set de muebles, convierte cualquier espacio exterior en una terraza improvisada. Podríamos decir que es lo mínimo que debe haber en una terraza. Luego, convertirla en un rincón con encanto dependerá de los accesorios que añadas: plantas, maceteros, un toldo, etc. Si lo logras, los desayunos o cenas románticas para dos están aseguradas.

    juego_de_terraza_pequeñoBlancas y naturales

    Para quienes siempre han deseado tener una terraza de estilo mediterráneo, es decir, blanca y con mucha presencia de materiales naturales, que sepan que se puede lograr, incluso en una terraza pequeña. La clave es revestir las paredes con cemento de forma que la superficie quede irregular para darle ese aspecto rústico. Hay que pintarlo de blanco, obviamente, y luego añadirle muebles de madera rústica, accesorios de fibras naturales y objetos decorativos.

    Revestimientos de madera

    Cualquier terraza, por pequeña que sea, gana mucho si revistes su suelo y/o paredes con madera. Como material para exteriores, también tiene muchas ventajas: es muy resistente, si le haces el tratamiento adecuado, es altamente decorativa y puedes darle el acabado que quieras (pintada, envejecida, al natural, etc.) El color verde agua le dará un toque playero a la terraza y al natural, pega con cualquier ambiente.

    revestimientos_de_maderaSi quieres ver más ideas como esta, visita el blog de Habitissimo.

    Publicado el 10/01/2019 por Marian Zink