• LAS 6 RAZONES PARA CERRAR TU TERRAZA CON CORTINAS DE CRISTAL

    cierre_de_cortinas_de_cristal_31) Aprovecha tu terraza o balcón todo el año: Un día te levantas con ganas de desayunar en tu terraza y descubres al correr la cortina que afuera está nublado y que ha empezado a llover. ¿Por qué renunciar a tu momento especial? Con unas cortinas de cristal que cierren el espacio podrás pasar el tiempo que quieras en el exterior gracias a su cerramiento aislante. Tu terraza será un lugar perfecto para disfrutar durante todo el año.

    2) Gana metros útiles en el hogar: Un balcón o terraza suele usarse de forma ocasional, pero también podemos ganar esos metros útiles si cerramos el espacio y lo convertimos en una extensión de nuestro living o comedor. Hay mucha gente que opta por hacer esto, sobre todo en viviendas donde el espacio es reducido. Con el proceso de cerrar tu terraza ganarás metros útiles o incluso podrás tener un nuevo despacho o cuarto si la terraza fuese amplia.

    3) Seguridad: Es un elemento de seguridad perfecto, tanto para que los más pequeños de la casa puedan jugar en la terraza sin riesgos, como para evitar la entrada de intrusos. Los sistemas de cierre de terrazas con cortinas de cristal otorgan la posibilidad de poner cerraduras con llave, muy difíciles de forzar. El vidrio templado de los paneles es de 10 mm, por lo que romperlos es muy complicado.

    cierre_de_cortinas_de_cristal_14) Protección en contra del viento, la humedad y el ruido: Cerrar tu terraza con un sistema de cortinas de cristal es una magnífica forma de protegernos del viento, la lluvia y el polvo, así como de la contaminación acústica de las grandes ciudades. Si vives en una calle con mucho tránsito o en un lugar muy ruidoso, notarás un cambio evidente después de colocar las cortinas de cristal.

    5) Estética: Tu vista no se verá afectada, porque no hay perfiles verticales  de por medio. De hecho, a las cortinas de cristal se les conoce como cerramientos invisibles. Tampoco se verá alterada la estética de tu casa o edificio, por lo que es mucho más fácil que en una comunidad se permita este sistema. De hecho, es muy probable que la apariencia de la fachada de tu casa o edificio mejore. Finalmente, la terraza sigue siendo una terraza, porque se trata de un sistema de cierre plegable, con la posibilidad de abrir completamente los cristales y disfrutar de un momento al aire libre como si no hubiéramos puesto nada.

    cierre_de_cortinas_de_cristal_46) Limpieza: Las terrazas son los puntos de las casas en donde se acumula la mayor cantidad de polvo, por el hecho de estar al aire libre. Cerrando con un sistema de cortinas de cristal te ahorrarás bastante trabajo de limpieza y evitarás que tu terraza y todo lo que haya en ella se deteriore por el efecto del polvo y la humedad. Por otro lado, evitarás que pájaros o insectos habiten en tu terraza. Respecto a la limpieza de los cristales, estos se pueden limpiar desde el interior de la terraza, sin necesidad de desmontarlos ni asomarnos por el exterior, con el peligro que esto conlleva.

    cierre_de_cortinas_de_cristal_2En TerrazaChic ofrecemos un sistema de cierre de cortinas de cristal plegable que cumple con todos estos puntos y mucho más, pues se trata de una tecnología patentada de primera calidad. No es un sistema colgante, sino que es el único del mercado chileno que reparte su peso en los rieles inferiores y superiores, sin la necesidad de rodamientos ni ningún tipo de mantención periódica. Además, es el único sistema de cierre de terrazas de vidrio con una altura de vano máxima de 3 metros. Más detalles acerca de nuestro sistema acá.

    Si te interesa conocer el precio de una cortina de cristal por metro cuadrado, escríbenos a contacto@terrazachic.cl. Aunque se trata de un sistema que se puede instalar en cualquier casa o departamento, nuestra especialidad son las terrazas de gran tamaño, sin importar su ubicación, pues nuestro equipo se moviliza a cualquier parte del país para cerrar tu terraza, otorgando un servicio de primera en todo momento.

    Publicado el 12/12/2018 por Marian Zink