• CONOCE A: CAROLINA ANANIA, DE ECODECO

    Ingeniera comercial de profesión, encontró en las plantas y en la cerámica de gres su verdadera pasión, naciendo así su marca EcoDeco.

    Tras trabajar por 6 años en un banco y tomar la decisión de formar familia, decidió renunciar para emprender un proyecto personal. Por un lado, quería estar más tiempo con sus hijos. Por otro, quería hacer algo que realmente le gustara.

    En el proceso de búsqueda se dio cuenta de que pasaba horas jardineando y paseando por viveros y jardines viendo plantas. También, hojeando revistas de jardinería. Así fue como comenzó a hacer arreglos con maceteros y distintas plantas. “Gustaron tanto, que dije: ¡Esto es lo mío!”, cuenta Carolina.

    Después realizó un curso de cerámica de gres que le fascinó, naciendo la idea de hacer maceteros diferentes y originales. “La cerámica de gres tiene un proceso muy bonito y que te permite tener un sello propio, innovar. Es un trabajo que requiere de tiempo, ya que contempla tiempos de secado, horno y esmaltado. Finalmente busco la planta más indicada para ese macetero, con lo que el resultado siempre es único”, detalla.

    Según ella, lo que busca con su marca EcoDeco es darle toques originales y de vida a los espacios. Agrega que siempre le gustó la decoración y que le encantan las terrazas: “Creo que es un espacio de la casa en donde te conectas con la naturaleza, por eso siento que hay que hay que preocuparse de que sea un espacio lindo, bien decorado, con muchas plantas y colores, independiente del tamaño que tenga. Siempre se puede hacer algo entretenido y diferente. Mi mejor tip es usar muchos colores, dar vida, mezclar lo rústico con lo moderno, usar madera y por supuesto muchas plantas”.

    Carolina dice que no tiene proyectos muy ambiciosos para EcoDeco. Para ella, lo esencial es “seguir creando cosas originales que gusten y den vida a los espacios de los hogares”.

    Encuentra los lindos detalles de EcoDeco, que además son perfectos como regalos de matrimonio, aniversarios o cumpleaños, acá y acá.

    Publicado el 27/07/2017 por Marian Zink