NUESTRA COLUMNA EN LA REVISTA DENOVIOS

Les copiamos acá nuestra segunda columna en la Revista DeNovios (edición 155). Dedicada a los vestidos de novias, este número salió a circulación en junio y se puede adquirir en este link.

En tu gran día, aprovecha tu terraza

Aunque suene repetido, el día de tu matrimonio será, definitivamente, uno de los más especiales de tu vida. Desde el momento en que te despiertes, una mezcla de nerviosismo y felicidad te acompañarán durante toda la jornada.

Desde nuestra experiencia, ese día hay que disfrutarlo. Si quedan detalles por resolver para la ceremonia o la fiesta, que tus papás, hermanos o amigos más cercanos se encarguen. Tú, ya seas el novio o la novia, relájate. Y qué mejor lugar para eso que tu terraza.

Si eres la novia, aprovecha tu terraza para recibir a tus madrinas, testigos o amigas que te acompañarán mientras te maquillas y vistes. Recomendamos que, para ello, tengas una mesita y algunas sillas o sillones, donde puedan compartir un picoteo sano y rico y un aperitivo suave como una mimosa o un Aperol. Para que el lugar sea más acogedor, ponle una alfombra, idealmente de exterior.

Preocúpate de que a tu alrededor haya mucho verde, porque el contacto con la naturaleza, aunque sea a pequeña escala, relaja mucho. Si tienes plantas, aprovecha los días previos para sacarles las hojas secas y removerles y echarles un poco más de tierra. Esta es la época de las podas y de los trasplantes, así que, si tienes tiempo durante las semanas y días previos, agarra unas tijeras y dedícale unas horas a tu jardín. Ya verás cómo calma el contacto con la tierra.

Si te casas por estas fechas y el día está muy frío, añádele calidez a tu terraza con una estufa especial para exterior, unas velas o guirnaldas de luces y un difusor de aceites aromáticos. Si buscas una solución de largo plazo, puedes optar por cerrar tu terraza. Si bien existen varias alternativas, te recomendamos los cierres de cortinas de cristal, ya que aíslan del frío y del viento en invierno y en verano se pueden plegar a un costado, prácticamente sin estorbar. Con ello, podrás aprovechar mucho más tu terraza en esta época.

Si eres la madrina o una de las amigas que acompañarán a la novia en este gran día, considera regalarle a los novios algo para su espacio exterior. Entre varios amigos pueden comprarles un juego de terraza. Si el regalo es individual, puedes optar por una escultura especial para el exterior o algún otro adorno.

El llamado es a darle visibilidad a este espacio y a sacarle partido utilizándolo en las ocasiones especiales (y en todo momento). Porque, sin importar su tamaño, tu terraza o balcón te pone en contacto con la naturaleza y el aire libre, permitiéndote respirar y conectarte un momento contigo mismo/a, algo muy necesario antes de una experiencia tan significativa como tu matrimonio.    

Ver artículo anterior Ver artículo siguiente