• CONOCE A: JOSEFA ITURRIETA, DE TURKUAZ

    Esta ingeniera comercial ama viajar y conocer otras culturas, por lo que siempre quiso emprender en algo relacionado con eso. Turquía la cautivó por su multiculturalidad e historia milenaria, partiendo así el concepto de Turkuaz, Objetos con Historia.

    Tras trabajar un tiempo en empresas, esta ingeniera comercial con un magíster en comportamiento del consumidor decidió renunciar para irse a vivir por seis meses a Turquía, país que había visitado anteriormente y que le había fascinado por el contraste entre Oriente y Occidente que se vive en Estambul.

    "Por un lado está esta cultura tradicional, más religiosa y con una herencia de comercio de cientos de años, y por otro lado una sociedad que fue forzada a romper con la tradición y se modernizó en lo político, económico y religioso, acercándose más a Europa que a Oriente (eso hace 100 años, porque ahora están viviendo el proceso inverso). Quería ver de primera fuente cómo se vivía ahí y entender a esta sociedad de contrastes. También, derribar los mitos que envuelven a estos lugares y estar cerca de otros países de Medio Oriente, que me parecen alucinantes", cuenta Josefa.

    Durante su estadía en Estambul descubrió toda la riqueza artesanal turca en textiles, mosaicos, orfebrería, etc. "Aprendí que cada pieza es simbólica, que las cosas tienen un significado y que no fueron hechas por simple decoración, sino que para transmitir algo", agrega. Así fue como nació el concepto de su marca Turkuaz, Objetos con Historia, emprendimiento que ya tiene dos años. "Me interesa traer productos que tengan símbolos, tradición, significado, que no sean hechos en serie, y que sean una manera de transportarse a otro lugar, una invitación a viajar", explica.

    Dado que Turquía fue parte de la ruta de la seda y es un país cosmopolita donde viven muchas personas de Afganistán, Turkmenistán y Uzbekistán, entre otros países, es que a los productos que trae desde ese país se han sumado otros de Asia Central. Ya cuenta con una red de proveedores y cada dos meses trae productos por avión y cada 6 meses por barco, con lo que su oferta se renueva constantemente. Además, este año viajó a Marruecos para traer otro tipo de textiles como cojines y poufs. Acerca de sus proyecciones, dice que quiere ir sumando más objetos con historia a su tienda, de más países y culturas, siempre en la línea de Oriente y Asia Central.

    Actualmente vende sus productos en su local en El Parque El Secreto, en Lo Barnechea, a través de su propia web y a través de www.terrazachic.cl. Encuentra sus maravillosas lámparas acá.

    Publicado el 23/11/2017 por Marian Zink