• LA TERRAZA DE: KARIN EISERMANN, ASESORA DE TERRAZAS Y JARDINES

    Karin Eisermann, secretaria ejecutiva y profesora de piano, llegó al mundo de la jardinería de manera autodidacta, pero con el tiempo fue tomando cursos y ganándose un espacio como asesora de jardines y terrazas, oficio al que se dedica desde hace 10 años.

    Desde siempre ha sido una amante de las plantas, poniéndole mucho cariño y dedicación al cuidado de su entorno. "Por muchos años vivimos en una casona en Providencia, con un tremendo jardín. Como me encantaba y no concibo el vivir sin plantas, cuando me cambié a un departamento tuve que empezar a adaptar lo que sabía a las terrazas. No es algo fácil, principalmente por el tema del riego y del drenaje, pero con el tiempo uno va aprendiendo", reconoce.

    Actualmente vive en un departamento de Las Condes con dos terrazas, una con orientación al poniente y la otra al oriente.

    En ambas instaló cajoneras forradas de zinc con drenaje y un sistema autoregante, así como un panel de madera para ayudar a las plantas trepadoras.

    En la terraza que da al poniente, donde por las tardes le llega el sol directo por un par de horas, tiene especies como el mirto, el hibisco, la yuca, suculentas y cactáceas.

    En el balcón que da al oriente las especies son variadas, destacando algunas como la bocarnea, la santolina, el espárrago milleri, el coleo, el jazmín, la "susana ojos negros", el cardenal, el hibisco y el pelargonio, además de varios tipos de cactus y suculentas. "Esta terraza es más problemática, debido a que corre más viento y a que, por algún motivo, llegan más bichos y plagas. Hace 2 años que vivo acá y sigo probando con las distintas plantas", comenta.

    ¿Recomendaciones? Para Karin Eisermann es importante no descuidar las plantas: "No importa si lo hacen los dueños de casa u otra persona, pero todo jardín, ya sea a nivel del suelo o en altura, requiere de dedicación y trabajo. En las terrazas hay que preocuparse especialmente de condiciones como la orientación, la intensidad del viento y las temperaturas máximas y mínimas, ya que ellas determinarán cuáles son las especies más adecuadas para cada lugar. Las jardineras, por su parte, deben ser ojalá amplias y con sustrato de calidad y con un buen sistema de riego y drenaje, para evitar filtaciones hacia los pisos inferiores".

    Publicado el 16/05/2016 por Marian Zink