• ESTILO DE VIDA: RECICLAR EN CHILE, VAMOS QUE SE PUEDE

    Como habrán podido leer en el primer post o en la sección Nosotras de nuestra página, esto de empezar con TerrazaChic nace del profundo amor que con mi amiga Valeria le tenemos a la naturaleza.

    Hoy les quiero hablar de algo que tiene mucha relación con esto mismo: el reciclaje. Hace ya bastante tiempo que reciclo todo lo que puedo. La verdad es que no siempre ha sido fácil. Por ejemplo, cuando vivíamos en el sur juntábamos las botellas de vidrio y de plástico (PET) por semanas en la bodega, hasta que nos tocaba viajar a Puerto Montt (la ciudad más cercana que teníamos).

    Cuando llegaba el momento llenábamos el pick up de la camioneta con estos envases, los que dejábamos directamente en una planta recicladora durante los primeros años. Luego empezaron con un plan de reciclaje en algunos sectores de Puerto Montt, con contenedores para los distintos materiales, lo que nos facilitó la tarea. Pero lo de juntar los envases en la bodega lo seguimos haciendo por los 6 años que vivimos allá, porque en nuestro pueblo todo iba a parar al mismo vertedero, el que, como tantos otros, no cumplía con las normas sanitarias mínimas.

    En Santiago el tema es mucho más fácil, pero de todas formas hay que tener iniciativa y moverse, porque, hasta donde sé, son muy pocas las municipalidades que hacen un retiro segregado de la basura, lo que claramente sería lo ideal (sólo conozco que la de Vitacura presta este servicio).

    En este primer post sobre el reciclaje les quiero dar algunos tips que les pueden ayudar a reducir su basura “convencional” hasta en un 60%.

    1) Hacer compost con los residuos orgánicos. Este es un temazo en el que ahondaré pronto. Si viven en una casa con jardín es mucho más fácil de implementar. Para el caso de los departamentos existen alternativas de composteras, pero también pueden preguntar si algún familiar o conocido hace compost y juntar sus residuos y llevarlos una vez a la semana. O preguntar en sus municipalidades si se realiza lombricultura o compost comunitario en algún lugar cercano. En lo personal, instalamos el compostador que teníamos en el sur en la casa de mi mamá, que tiene jardín, entonces todas las semanas le llevo mis restos orgánicos. Todo lo que hay que hacer es poner en un basurero especial las cáscaras, cuescos, pepas y otros derivados de frutas y verduras, cuidando de no botar ahí restos de pan, de carnes, ni de alimentos preparados o cocinados.

    2) Separar los cartones, las botellas de vidrio, las latas de bebestibles y alimentos y las botellas de plástico PET 1. Estas últimas son las de las bebidas, aguas y jugos desechables y de algunos otros productos (para asegurarse hay que buscar en el envase el símbolo de reciclaje con el número 1 o la palabra PET). No es difícil encontrar dónde reciclar estos materiales, entonces son una buena forma de empezar en esto del reciclaje. Por ejemplo, los cartones y vidrios se juntan por lo general en los edificios, mientras que el PET es el típico plástico que se recibe en los puntos verdes de las distintas municipalidades. Las latas también se están recibiendo en la mayoría de estos lugares. Para los envases de vidrio están las campanas de Coaniquem, las que se encuentran casi en todo Chile.

    3) Separar el papel. Hay fundaciones como la San José que dispone de cajas especiales para recibir el papel blanco, fotocopias y otros en colegios, empresas, instituciones públicas, etc. De seguro tienes una de estas cajas más cerca de lo que crees. Los diarios y las revistas también se pueden reciclar fácilmente en la mayoría de los puntos verdes de las municipalidades.

    4) Empezar a distinguir (y juntar) los otros tipos de plásticos. En este punto también voy a profundizar en un próximo post, pero básicamente les quiero adelantar que casi todos los plásticos que por lo general se botan a la basura son reciclables. Al igual que con el PET, hay que fijarse en el símbolo del reciclaje y en el número que ahí aparece. En los lugares donde yo reciclo (Puntos Limpios de TriCiclos), reciben los plásticos de números 2, 4, 5, 6 y 7.

    Publicado el 09/05/2016 por Marian Zink